Combatir el contrabando: Una responsabilidad compartida

El contrabando, como actividad ilegal que desafía las leyes y regulaciones establecidas, no solo representa una pérdida económica para los gobiernos y las empresas legítimas, sino que también pone en riesgo la salud y seguridad de los consumidores.
Erradicar el contrabando requiere un esfuerzo conjunto por parte de todos los actores involucrados en la cadena de suministro: desde las autoridades gubernamentales hasta las empresas privadas y los consumidores.
En este sentido, es fundamental fortalecer la cooperación internacional para compartir información, implementar medidas de control más efectivas y aplicar sanciones justas a los contrabandistas.

Facebook
Twitter
LinkedIn